Fitch prevé una recuperación “muy lenta” de la economía española

Una de cal y otra de arena. El director senior de soberanos de Fitch Ratings, Douglas Renwick, ha destacado la mejora de la confianza en España, pero ha advertido de que la recuperación de su economía será “muy lenta”, con el elevado desempleo como una “debilidad clave”.

En su intervención en unas jornadas organizadas por Fitch en Madrid, Renwick destacó que mejora de la confianza se ve reflejada en la revisión de ‘negativa’ a ‘estable’ de la perspectiva del rating ‘BBB’ de España del pasado mes de noviembre.

Recordó que en esta decisión la agencia tuvo en cuenta la reducción de los riesgos para su economía, la mejora significativa de su desempeño fiscal y una agenda de reformas fiscales “muy ambiciosa” en comparación con otros países.

Sin embargo, advierte de que, pese a los últimos datos positivos, el desempleo sigue siendo “una debilidad clave” de la economía española y se verá afectado por una recuperación “muy lenta”, en la que la agencia no ve mejoras en la demanda durante un tiempo.

En concreto, las últimas previsiones de Fitch recogían que la economía española crecerá cinco décimas este año, para en 2015 acelerar la subida del PIB hasta el 1,1%.

Desde el punto de vista fiscal, estima que el déficit seguirá descendiendo y caerá al 6% en 2014 y al 4,7% en 2015. Sin embargo, cree la deuda seguirá subiendo, hasta un máximo del 103,1% del PIB en 2015, un dato peor al que esperaban hace un año y medio.

Respecto a la eurozona, de la que España es “una pieza importante en el puzle”, Renwick destaca que la mejora de la situación por el descenso de los riesgos sistémicos y los riesgos macroeconómicos en el corto plazo, a lo que se ha sumado una mejora de la solvencia exterior.

Sin embargo, también alerta de que han aumentado otros riesgos, como la pérdida de impulso en las reformas, algo que puede ocurrir en España ante las elecciones del próximo año, y los elevados niveles de deuda pública.

En este sentido, incide en que si los niveles de deuda de los países siguen siendo “permanentemente elevados” es posible que algunos de sus ratings nunca vuelvan a los niveles que tenían antes del inicio de la crisis.

Fuente: Expansión